Según una encuesta, sobre los turistas europeos durante las vacaciones 2022, demuestra que conocen las normas hoteleras, aunque no siempre las cumplen

 En pleno debate sobre el cambio climático y las posibles medidas de ahorro energético que se están aplicando ya, con Bruselas instando a los ciudadanos a limitar la temperatura del aire acondicionado a 25 grados y la calefacción a 19 y el gobierno español habiendo aprobado ya un Real Decreto-ley en el que obliga a no poder poner la temperatura del refrigeración a menos de entre 25 y 27 grados y de la calefacción a más de 19 en edificios públicos, establecimientos comerciales, espacios culturales, o estaciones y aeropuertos, el buscador de vuelos y hoteles ha podido comprobar en una reciente encuesta que muchos turistas "pasan" del cambio climático, del ahorro energético, o incluso de la crisis alimentaria.

El equipo de Jetcost ha realizado una encuesta como parte de un estudio acerca de las vacaciones de los europeos en el verano de 2022. El estudio fue realizado a 2.500 personas mayores de 18 años.

Inicialmente, a todos los encuestados se les preguntó si pensaban alojarse en un hotel este verano, a lo que el 87 % contestó que sí. A continuación se les preguntó si eran totalmente correctos en el hotel o si hacían algo que fuera contra las normas, un 90 % confesó que incumplían alguna de las normas del hotel y que no eran del todo correctos.

Al querer profundizar un poco más, a todos los encuestados por el equipo que se fueran a alojar en un hotel se les preguntó cuáles eran las cosas que hacían que podrían no ser del todo correctas y que seguramente molestarían a los hosteleros y al personal del hotel, sobre un listado de respuestas se les pidió que eligieran las cinco que más hacían, siendo estas las respuestas más comunes:

- Llenarse los platos hasta arriba en el buffet y luego no comérselo todo (81 %).
- No quitar el aire acondicionado de la habitación en todo el día (71 %).
- Llevarse comida del buffet aunque ponga que está prohibido (65 %).
- Tirar las toallas al suelo para que las cambien a diario (58 %).
- Dejar la toalla en la tumbona de la piscina todo el día (56 %).
- Guardar en la maleta cada día los "amenities" que no utilizan para que se los vuelvan a reponer (45 %).
- Fumar en la ventana de una habitación de no fumadores (40 %).
- Hacer fiesta en la habitación con la música muy alta (38 %).
- Guardar en un armario el papel higiénico para que pongan más. (26 %).
- Bañarse en la piscina cuando está cerrada (23 %).
- Beberse las botellas del minibar y rellenarlas con agua o zumo (18 %).
- Pedir que hagan la habitación cuando se han dejado olvidado el cartel de no molestar (17 %).
- Meter a alguien más en la habitación (4 %).
- Inventarse que están de luna de miel para ver si consiguen una habitación mejor o un regalo (3 %).

"Las vacaciones están para disfrutarlas y este año nos las hemos ganado más que nunca, por fin sin restricciones, pero eso no significa que podamos hacer lo que queramos en el hotel donde nos alojemos, hay unas normas que cumplir y debemos de ser lo más cívicos posibles, tanto con el personal del hotel, como con los otros huéspedes, y no solo pensar en nuestro bienestar.

Poner en el plato solo la comida que vayamos a comer, aunque haya que levantarse varias veces, apagar el aire acondicionado mientras no estemos en la habitación. Son pequeñas muestras que podemos hacer por nuestro planeta, al igual que debemos pensar en las personas que están pasando escasez alimentaria.

¿Conoces bien las obligaciones y prohibiciones de los clientes dentro de un establecimiento hotelero?