Después  de tanto tiempo de confinamiento, muchas personas entendieron la importancia de cosas simples, como respirar aire puro en la naturaleza, un abrazo o estar saludable.

Las actividades en espacios naturales como el senderismo se convirtieron en prácticas muy apreciadas, por sus características principales de tener contacto con árboles y flores, caminar, hacer ejercicio,
¿Y qué mejor país que España para hacer senderismo? Es ideal, ya que cuenta con muchas rutas señalizadas de senderismo (más de 60 mil kilómetros de senderos homologados), que lo recorren a lo largo y ancho.

Senderismo
Este deporte de tipo no competitivo es una excelente forma de hacer actividad física al mismo tiempo que se disfruta de hermosos paisajes naturales. Es posible hacerlo con la familia, con amigos, sólo o en pareja y casi cualquier persona (de diferentes edades y distinta condición física) puede practicarlo, ya que existen senderos y rutas con varios niveles de dificultad.
El senderismo y el turismo van de la mano, ya que muchas de las rutas tienen origen histórico, leyendas y están conectadas con los antepasados.
Además, cuenta con la gran ventaja de ser económico, ya que no necesita implementos especializados o pagos costosos de entradas.
Beneficios del senderismo
Son múltiples los beneficios de practicar senderismo. Van desde los físicos, hasta los emocionales y mentales. Veamos en detalle.

Beneficios físicos del senderismo
Son obvios los beneficios físicos de esta práctica, ya que básicamente se trata de una caminata al aire libre. Se trabajan todos los grupos musculares y dependiendo de la dificultad de la ruta, es posible encontrar senderos que requieren mayor esfuerzo físico (para personas con experiencia), y hasta tramos que se hacen con equipos especiales.
El senderismo es un ejercicio cardiovascular, que permite que todo el organismo obtenga oxígeno puro. En las sendas, también existen muchos deportes al aire libre que pueden realizarse.

Beneficios emocionales del senderismo
El contacto con la naturaleza es sin duda, un factor de relajación importante. Observar el verde de las montañas, escuchar las aves, sentir el viento, poder respirar aire puro, son experiencias que ayudan a compensar el acelerado ritmo de vida actual. Por eso, el senderismo disminuye los niveles de estrés.
Otro factor importante, es la oportunidad de socializar. Estar en grupo o con la familia y compartir, vivir experiencias, jugar juntos, aumenta la satisfacción personal, haciendo que las personas se sientan mejor.

España como territorio favorito para el senderismo
Con 15 Parques Nacionales llenos de espectaculares montañas e inigualables espacios naturales, no es posible excluir a España de los países favoritos para hacer senderismo.
Además, al tener una gran reserva de biósfera, el senderismo en España viene acompañado de actividades como la observación de aves y deportes al aire libre.
Es complejo elegir los mejores senderos de España, pero vamos a hacer un esfuerzo para nombrar los más conocidos.

De Norte a Sur
Empezamos en el Norte, donde se encuentra la ruta de Fuente Dé y la ruta del Faro del Caballo, en Cantabria.
En Asturias, se puede disfrutar de la ruta del Cares y de la ruta hacia el Monumento Natural Xanas.
Hacia el Centro existen senderos impresionantes. En la Comunidad de Castilla y León, se encuentra Sierra de Gredos (con dificultad alta) y la ruta del Bosque de los Espejos.
Las Comunidades de Madrid y Segovia comparten la Sierra de Guadarrama, con dos excelentes rutas, el camino de Schmidt y la ruta del Pico de Peñalara.

Ruta de senderismo Cascadas del Purgatorio

Definitivamente esta clásica ruta de senderismo de Madrid es una de nuestras favoritas, ya que tiene baja dificultad y puede ser recorrida con toda la familia. En esta aventura fuimos mi esposa y yo con nuestros dos hijos, (uno de 5 y otro 6 años) y dos de los abuelos, adultos mayores (70 y 75 años). 

Las Cascadas se encuentran en la zona central de la Sierra de Guadarrama, en el Valle Alto del Lozoya. Se trata de un bello paraje que rodea al arroyo de Aguilón, donde hay dos cascadas.

¿Cómo llegar y dónde aparcar?

Nuestro punto de partida fue desde el Paular. Para llegar en coche desde Madrid, existen dos opciones: por la autovía A6, subiendo el Puerto de Navacerrada, Cotos, para luego bajar por la M-604 hasta el Paular, o por la autovía A5, tomado el desvío por la M-604 hacia Rascafría.

Nosotros decidimos utilizar la primera opción, para disfrutar de las vistas de los puertos.

Para aparcar, es posible hacerlo en Las Presillas o en El Paular. Sólo es pago en verano, el resto del año es gratuito. En nuestro caso, llegamos un poco tarde y casi no pudimos aparcar en El Paular, así que tomen sus previsiones.

¿Por dónde empezar y qué visitar?

Comenzamos por el imponente Monasterio de Santa María de Paular, monasterio cartujo mandado a construir por Enrique II de Castilla en el siglo XIV y ampliado por orden de Isabel la Católica, por lo que mezcla diferentes tipos de arquitecturas como el gótico, barroco y renacentista.

Frente al Monasterio, continuamos hacia el Puente del Perdón, sobre el Río de Lozoya, hermoso puente de piedra utilizado siglos atrás por los monjes del monasterio. Su nombre se debe a que allí hacían los juicios de presos y se decidía si les otorgaban el perdón.

Seguimos hacia el área recreativa Las Presillas, donde hicimos un delicioso picnic familiar, cerca de unas piscinas naturales que forma el río Lozoya. Allí los niños corrieron y jugaron con el balón, de verdad la pasaron genial.

Una vez repuestos y descansados, caminamos por un sendero lleno de espectaculares y frondosos árboles a lo largo del arroyo del Aguilón, para llegar a la primera de las cascadas: Cascada Baja. Hacia Cascada Alta (con 10 metros de altura), hay que trepar, así que niños y abuelos esperaron mientras nosotros llegamos al final. ¡Y definitivamente el esfuerzo lo vale!

El retorno

Para regresar, volvimos por el mismo recorrido. El total de esta ruta de senderismo se hace en un aproximado de 4 horas (sin contar las paradas) y son unos 8 kilómetros.

Recomendaciones para el final

Como punto de llegada, recomendamos la Villa de Rascafría. También puede visitarse en la llegada, pues está cerca del aparcadero, pero nos gustó dejarla para el final, para recorrer y luego comer.

¿De dónde viene el nombre de Rascafría?

Es una pequeña población cuyo nombre tiene dos historias: una de ellas dice que viene de “rocas frías”, por el Pico de Peñalara y la otra es que proviene de “carrasca fría”, por las encinas cercanas.

¿Dónde comer en Rascafría?

Luego de todo el ejercicio practicado durante el día, estábamos ansiosos por comer algo delicioso. Hay muchos restaurantes, y si es temporada alta y fin de semana hay que hacer reservaciones.

Teníamos tres excelentes opciones: el Mesón Peranche, que tiene una hermosa terraza con un árbol simpático, buenas puntuaciones en comida y atención, con precios entre 7 y 14€; en segundo lugar, el restaurante Caldea, con una bella decoración, buenas recomendaciones en atención y comida, con precios entre 12 y 35€; el último lugar (y el escogido), la Casa Briscao, por sus vistas a la plaza de España: comida abundante y deliciosa, increíble atención, con precios entre 7 y 15€.

Souvenirs en Rascafría

Si te gusta comprar recuerdos de tus salidas, recomendamos comprar productos locales como yogures, miel, y hasta un bonsái. Nosotros lo hicimos en la Tienda Rosario 6.

También tienen excelentes carnicerías, como Granero e hijos (al lado del ayuntamiento), o Alimentación Mirasierra, en la calle principal. Como no teníamos dónde refrigerar, dejamos esta compra para la próxima visita, que seguro será pronto.


En la Comunidad de Castilla-La Mancha, se encuentra la ruta de las Caras.
Ya en el Sur, el Parque Nacional Sierra Nevada tiene innumerables rutas, entre las cuales destacan el Caminito del Rey y la ruta de Cachorros de Monochil en la Comunidad de Andalucía.
Cerramos con el Parque Nacional Teide en Tenerife, donde se encuentra la Montaña Guajara.

¿Qué se necesita para hacer senderismo?
Una de las ventajas del senderismo es que no es necesario contar con equipos costosos. Sólo se debe tener una vestimenta adecuada para la intemperie, tomando en cuenta el clima.
El calzado debe tener buen agarre y ser antideslizante, que cubra el tobillo. En cuanto a la ropa, se recomienda que sea cómoda y que no absorba la humedad (evitar las prendas fabricadas en algodón).
En invierno y otoño, hay que colocarse varias capas de ropa, tener abrigos apropiados, chubasquero y paraguas. En verano y primavera, es mejor usar ropa fresca de colores claros, así como gorros con viseras y protector solar.

Así que si estás dentro del país o vas de vacaciones, no puedes dejar pasar la oportunidad de hacer senderismo en una de sus rutas y vivir esa hermosa, relajante y gratificante experiencia.