Una de sus valiosas virtudes  que tiene  la Península de Osa  es  contener el 2,5% de la biodiversidad mundial y más del 50% a nivel nacional. Es una  riqueza turística sin explotar

La palabra península está vinculada geográficamente con el mar. En el área turística, hablar de la Península de osa, es referirse a kilómetros de belleza combinada entre tibias aguas y esplendentes extensiones de arena.
En Costa Rica, se encuentra localizada en la parte suroeste del océano Pacífico, acuñada entre la bahía de Coronado y el golfo Dulce; en específico al sur de la provincia de Puntarenas.
Su extensión, compartida con los cantones de Osa y Golfito, abarca cerca del 7,2% del territorio nacional, representado en 3,684 K2, en la que habitan unas setenta mil personas o lo que significa el 1,6% de la población del país.osa2
Una pequeña arca de Noé con gran reservorio natural
Una de sus valiosas virtudes consiste en anidar el 2,5% de la biodiversidad mundial y más del 50% a nivel nacional. En efecto, contiene uno de los bosques tropicales lluviosos tan extensos como para mantener poblaciones de especies mesoamericanas dándole reconocimiento como área prioritaria para la conservación, desde el año 1970. Sin duda, vale compararla con una pequeña arca de Noé.

La actividad proteccionista de este territorio ha dado origen a la creación de organizaciones no gubernamentales con fines de conservación, los cuales, con el tiempo, han ido transformándose hacia fines de capacitación y apoyo al emprendimiento local y hacia mecanismos de microcrédito para el desarrollo de la actividad turística; a pesar de los desafíos que enfrentan los habitantes de las comunidades que integran la península, para lograr mejorar su calidad de vida.

Apoyo urgente al emprendimiento turístico
La crisis educativa y sanitaria han abierto una grieta en el bienestar colectivo; la educación poco diversificada, así como los bajos niveles de empleo, son causas de deserción escolar.
La influencia de todos estos factores sobre la industria turística, ha sido determinante, en cuanto que, la misma no figura como modo principal de producción, pese al envidiable reservorio natural, digno de la admiración del resto del planeta. De modo que las comunidades se han convertido en simples lugares de paso, sin que puedan verse materializadas las ofertas turísticas surgidas a través de las actividades de emprendimiento.
Otro increíble atractivo que posee la Península de Osa son sus zonas playeras, cuyo contraste con las áreas verdes, forma magníficos escenarios para disfrutar los matices que se dibujan en la flora y en la variada fauna; no obstante, aún se evidencia un bajo nivel de oferta turística.
Lamentablemente, no existen eficientes políticas para la consolidación de la región como destino integral con imagen definida y para mejorar la calidad de los productos y servicios turísticos, aunado a la falta de afianzamiento de los canales de comercialización.osa3

Un SOS para reforzar la pequeña arca de Noe y su gran reservorio.
Investigadores del área han coincidido en que, los organismos nacionales e internacionales deberían tomarse en serio la coordinación de esfuerzos para un eficaz acompañamiento técnico y estratégico en el desarrollo de políticas de capacitación y autogestión regional.

Es crucial tratar el tema turístico como una actividad altamente sostenible en lo ambiental y económico; por tal razón, se hace imperativo desarrollar las capacidades empresariales en los habitantes de la región, a través del asesoramiento durante el inicio y el fortalecimiento de iniciativas fabriles, así como su capacitación y profesionalización en el área del turismo.
Estas propuestas, tienen como fin último, que las personas capacitadas y entrenadas puedan desarrollar los atractivos que realmente posee la región, los cuales son diversos y excepcionales, optimizar la calidad de los productos y servicios locales -como cabinas, áreas de acampar, señalizaciones, caminerías y vías de penetración en perfecto estado, excursiones, paseos guiados, red de hospedaje, restaurantes y ventas de souvenirs-, enriquecer el mercado turístico con ofertas de ricas y prometedoras experiencias de aventura, robustecer la cadena comercial de estos productos y servicios para lograr que los negocios se sostengan y prosperen; de la mano con las medidas de conservación de las especies que se encuentran en la zona.

osa4
Los analistas sobre el tema coinciden en la importancia de crear una organización de gobernanza local, que posea herramientas necesarias para gestionar el destino, dando seguimiento y sostenibilidad a largo plazo, conceptualizando el destino, dándole identidad y promoción, acerca de la experiencia que se desea compartir con el turista; creando de ser preciso, una red de senderos para vincular los atractivos naturales con los culturales de la Península; constituyendo ésta, una forma de disfrutar de la biodiversidad terrestre y marina, al tiempo que se interactúa con los habitantes de la zona y sus razones culturales relativas a su historia de vida; a tal efecto, es fundamental la revitalización de las tradiciones y costumbres locales, estimular la actividad artística y artesanal y embellecimiento del entorno de las comunidades con dichos materiales.

Por otra parte, es de vital interés, mejorar las condiciones de infraestructura y transporte en la Península de Osa, de modo de que se puedan superar las grandes distancias entre las comunidades y zonas de posible atracción turística.

Es innegable la belleza natural que encierra esta particular península, tan importante para el planeta como para el país costarricense. Pero no es suficiente contar con toda la majestuosidad de ambientes y lugares, si no se diseñan las políticas para su completo desarrollo turísticos; es decir, si no se crean las vías para llegar a ellas ni se humanizan los sitios de posible pernocta turística.