Durante dos intensas jornadas 24 y 25 de noviembre Rioja Alavesa ha vuelto a convertirse en epicentro de enoturismo gracias a la 12ª edición de su Foro, en el que se han puesto en valor las nuevas tendencias con ponencias, mesas redondas y talleres que han girado en torno al sector.

 Una cita que ha tenido lugar en el Espacio Gastronómico Villa-Lucía, de Laguardia, en Bodega Viña Salceda, de Elciego y en Bodegas Baigorri, de Samaniego. Un Foro en el que aprender a inspirarse junto a los mejores profesionales de diversas temáticas relacionadas con el enoturismo y la enogastronomía.

Gastronomía Rioja Alavesa XII ForoEspacio Gastronómico Villa-Lucía. 12ª Edición Foro de enoturismo Rioja Alavesa

Estas han sido sus 14 conclusiones.

1–El producto Km.0 como filosofía de vida. Requiere el conocimiento de nuestro entorno, su historia económica, social y cultural para alcanzar una identidad propia. El desarrollo de este conocimiento nos debe servir para tomar decisiones y aportarnos el equilibrio para una convivencia sostenible con nosotros y nuestro entorno.

2–Tener clara la importancia del cliente local. La tendencia actual para ofrecer una experiencia que sea atractiva y nos diferencie pasa por asumir que el 'turista' requiere la atención y la información de personal local que conozca el territorio. Cada vez se reclama más el contacto humano.

3–Dar valor al enoturismo: no es cuestión de precio sino de exclusividad. La única manera de captar al visitante local con poder adquisitivo alto es a través de la exclusividad.

4–Necesidad de unirnos como territorio. La unidad es la única manera de conseguir destinos turísticos atractivos y rentables, por lo que debemos dejar la competencia para el mercado. De esta forma se conseguirán proyectos motores en las localidades que potenciarán otro tipo de empresas.

5–La rentabilidad debe ser el primer pilar de la sostenibilidad.

6–Una web fácil, accesible y con imágenes atractivas. El mejor canal de promoción para mostrar nuestros productos experienciales es nuestra ubicación. Hay que centrar las acciones en el cliente, para lo cual hay que cuidar nuestras bases de datos, trabajarlas, ampliarlas y cualificarlas. También hay que utilizar las redes sociales con la vista puesta en los costes, teniendo en cuenta que el alcance orgánico en redes es sólo del 2%, lo que hace que el coste de adquisición de cada cliente sea muy elevado.

7–Trabajar para dignificar la profesión. El problema laboral no es único de la hostelería; es un problema generalizado en todos los sectores, de ahí la importancia de dignificar la profesión a través de la formación. Es importante fomentar y trabajar en la formación dual ya que los jóvenes ven de esta manera, y desde el primer momento, si quieren dedicarse a ello.

8–Sostenibilidad es asumir que los recursos naturales, económicos y sociales son finitos. Por ello es necesario tener una gestión eficiente, que dure en el tiempo; esto hará que no se pierda calidad. Estamos obligados a ser sostenibles. La sostenibilidad no debe ser un objetivo, debe ser un medio para alcanzar la rentabilidad.

9–Regenerar de forma natural y perceptible el destino. Los entornos regenerados generan valor diferenciado en los destinos que son fáciles de percibir por el público.

10–Control de costes para un mayor ahorro. El beneficio de una gestión energética adecuada pasa por el control de costes. Es fundamental medir y verificar el ahorro y tener en cuenta que hay variables externas que influyen en la variación del consumo.

11–La competición ayuda a alcanzar un reconocimiento que hace visibles a las empresas. Los premios son reconocimientos a la trayectoria y a la forma de hacer bien las cosas, sin perder de vista que lo principal es el proyecto de empresa y el aumento de rentabilidad.

12–La importancia de preguntarse ¿qué puedes hacer tú por ti mismo? Es aun más importante que preguntarte ¿qué puedes hacer por tus clientes?

13–Vender un producto hablando de emociones y experiencias. Esto es más importante a la hora de vender que hablar de él, de su precio o de sus características. El lenguaje universal son las emociones por lo que hay que aprender a gestionarlas y utilizarlas a nuestro favor.

14–La motivación en el trabajo. Las personas que trabajan bien en las empresas son emocionalmente más sabias y más flexibles. La flexibilidad mental se tiene y además se entrena. Por ello es muy importante la motivación y, sobre todo, la empatía, que se aprende como una capacidad.