Puede que el Gran Cañón, las Montañas Rocosas y el Parque Nacional de Yellowstone sean algunos de los parajes naturales más populares entre los viajeros, sin embargo, Estados Unidos alberga más de 423 parques, muchos de ellos fuera de las rutas habituales.

Siguiendo las sugerencias  de Visit The USA hemos recopilado seis parques nacionales menos conocidos para añadir a la lista y recorrerlos en el próximo   viaje a  Estados  unidos

Un laberinto subterráneo para la espeleología: Parque Nacional de Mammoth Cave, Kentucky

El Parque Nacional de Mammoth Cave, en el centro-sur de Kentucky, protege el sistema de cuevas más largo conocido en la Tierra, famoso por sus complejos laberintos y sus gigantescas cámaras. El primer ser humano atravesó el imponente arco de entrada a Mammoth Cave hace unos 4000 años, y hoy en día los visitantes pueden explorar las cuevas, de 600 km de longitud, por su cuenta o realizando una de las visitas informativas que ofrecen los guardas del parque. A los que prefieran mantener la cabeza por encima de la superficie les esperan preciosas rutas de senderismo a través de la impresionante diversidad natural a lo largo de los dos ríos que atraviesan el parque.

El desierto blanco de Estados Unidos: Parque Nacional de White Sands, Nuevo México

Como un mar de arena, White Sands se levanta resplandeciente en el corazón de la cuenca de Tularosa, en pleno desierto de Nuevo México. El yeso que compone White Sands formó el fondo de un mar poco profundo que cubría la región hace 250 millones de años, y las dunas aún se mueven a un ritmo de hasta nueve metros por año. Las dunas ofrecen un divertido día de trineo de arena durante todo el año, popular para toda la familia, no obstante, los visitantes deben llevar mucha agua en verano ya que las temperaturas pueden superar los 40 grados. Los paseos guiados al atardecer acompañados por los guardas forestales son una buena opción en los días calurosos, dado que permiten a los viajeros empaparse de las majestuosas vistas evitando el calor abrasador.parques eeuu

Pura naturaleza: Parque Nacional de las Cascadas del Norte, Estado de Washington

El Parque Nacional de las Cascadas del Norte, en el norte del estado de Washington, abarca más de 2040 kilómetros cuadrados en las altas montañas de la cordillera de las Cascadas, y es el parque nacional menos visitado de Estados Unidos fuera de Alaska. Las elevaciones más altas del parque nacional permanecen intactas, pero se pueden descubrir más de trescientos glaciares a pie. Los viajeros pueden disfrutar de una gran cantidad de actividades en el parque, como la pesca, la navegación, la equitación y la acampada.

Tras los pasos de los nativos americanos: Parque Nacional de Mesa Verde, Colorado

Al oeste de las Montañas Rocosas, en la densa meseta del Colorado, se encuentra el Parque Nacional de Mesa Verde, el más importante de los Estados Unidos desde el punto de vista cultural e histórico. El parque ofrece una visión de la cultura de los primeros indios, que vivieron en el suroeste de Colorado durante más de 700 años. Hay más de 4000 yacimientos arqueológicos repartidos por todo el parque, que se encuentran entre los testimonios contemporáneos mejor conservados de viviendas en acantilados y torres de mampostería de los EE. UU. Numerosas rutas de senderismo conducen a miradores con fantásticas vistas panorámicas del paisaje desértico, aunque probablemente la mejor manera de entender mejor la vida cotidiana de los habitantes del parque hace cientos de años es mediante las visitas guiadas a las ruinas. La observación de las estrellas cuando cae la noche es otra de las actividades obligadas.

Cara a cara con el alce: Parque Nacional de Isle Royal, Michigan

Situado en el recóndito Michigan, el Parque Nacional de Isle Royale se extiende por varias islas del Lago Superior, y solo se puede acceder a él en barco o hidroavión. La remota isla se caracteriza por sus densos bosques, sus prístinos lagos, sus refrescantes cuevas y su fauna, que incluye lobos, castores, zorros y alces. Es muy probable que los viajeros se encuentren con animales salvajes errantes a lo largo de las rutas de senderismo en los pantanos o lagos, pero también deben estar atentos a los depósitos de clorastrolita del parque, llamativas piedras semipreciosas de color verde. El sendero Greenstone Ridge, de 69 km, atraviesa la cresta que lleva el nombre de la isla, y completarlo lleva una media de 16 horas, si bien puede disfrutarse tanto en etapas de senderismo más cortas como más largas.

Casi en el paraíso: Parque Nacional de Samoa Americana

Situada en el Océano Pacífico Sur, Samoa Americana es un territorio estadounidense y alberga uno de los parques nacionales más idílicos de EE. UU. Aunque el viaje hasta el Parque Nacional de Samoa Americana es largo, merece la pena. Cubierto de playas, impresionantes bosques tropicales, yacimientos arqueológicos y rutas de senderismo por la montaña de Lata, el parque cuenta con algunos de los paisajes más vírgenes del mundo. Presenta unas condiciones perfectas para practicar el snorkel, con una zona de coral prístina que acoge a más de 800 especies de peces; otra opción para los visitantes es tomar un barco hasta el Santuario Marino Nacional de la Bahía de Fagatele.