El Camino de Santiago más alternativo recorre el Alentejo. Tres caminos llenos de historia, cultura y paisajes únicos atraviesan las regiones de Alentejo y Ribatejo con destino a Santiago de Compostela

 Se dice que realizar el Camino de Santiago es algo que hay que hacer al menos una vez en la vida y visitar el Alentejo, también. Si se juntan ambas premisas con la celebración del Año Xacobeo, que se prolonga hasta el próximo 31 de diciembre, el resultado es una experiencia única e inolvidable.

Escoger el Alentejo para realizar esta ruta no es casualidad, ya que el Camino de Santiago portugués adquiere un significado diferente en esta región y es la opción perfecta para aquellos que busquen algo diferente y salirse del “camino” más tradicional. Ambos comparten una filosofía basada en la contemplación del entorno, la conexión con la naturaleza y el amor por las tradiciones, es por ello que el Alentejo representa lo que todo peregrino busca.

Caminos de Santiago de Alentejo y Ribatejo

Los Caminhos de Santiago de Alentejo e Ribatejo, que se unen al sur con el Algarve y al norte la región de Centro de Portugal, son una invitación a conectar con esa tierra vecina, a la vez que con uno mismo. Situados a unos 30 días de distancia del destino final, Santiago de Compostela, los tres caminos cuentan con diversas etapas de distintos niveles de dificultad.

Zambujeira

1. Camino Ascendente

El primero de ellos, el Caminho Nascente o Camino Ascendente, comienza en Alcoutim (Algarve) y se adentra en el Alentejo a través de Mesquita. Un total de 19 etapas cruzan el centro del Alentejo, pasando por algunas de sus localidades más representativas, como Mértola, Beja, Viana do Alentejo, Évora, Estremoz o Nisa. Este último punto une el camino con la región Centro, concretamente con Vila Velha de Rodão.
Se trata de un itinerario ideal para disfrutar de la naturaleza alentejana, transcurriendo por parajes como los del Parque Natural del Valle del Guadiana, y también para descubrir parte de la historia y la cultura de la región, visitando algunos de sus castillos más célebres, como los de Évora o Estremoz.

regengos

2. Camino Central

El Caminho Central o Camino Central tiene su inicio también en el Algarve portugués, concretamente en Ameixial, y su primera parada alentejana es Santa Cruz de Almodôvar. En este caso existe más de una vía por la que realizar el camino, con una veintena de etapas que muestran la diversidad paisajística del Alentejo, ya que va tanto por el interior como por la costa.

Castro Verde, São Domingos, Santiago do Cacém, Grândola o Alcácer do Sal son algunas de las paradas que conforman este recorrido y que brindan las postales más memorables de la región. Golegã, municipio perteneciente a Ribatejo, es la localidad que enlaza con Tomar, región Centro. Esta última etapa se adentra en las particularidades del Ribatejo, un territorio en el que parece haberse parado el tiempo y que mantiene tradiciones portuguesas como las yeguadas de caballos lusitanos.

messejana

3. Camino de la Raya

Finalmente, el Caminho da Raia o Camino de la Raya es el que transcurre en paralelo a la frontera entre Portugal y España. Su punto de partida es Mértola, que lo une al Camino Ascendente y continúa por Serpa, Moura, Reguengos de Monsaraz, Vila Viçosa, Elvas y Campo Maior, entre otras localidades. El itinerario finaliza con la etapa que transcurre entre Castelo de Vide y Alpalhão, donde se unifica de nuevo con el Camino Ascendente.

Esta ruta resulta una maravillosa oportunidad para conocer las fortificaciones que bañan la Raya y la herencia que han dejado pueblos como el judío, que han habitado esas tierras a lo largo de los siglos.

Realizar el Camino de Santiago a través del Alentejo es como hacer un viaje temporal, histórico, cultural, religioso y gastronómico por una de las regiones más ricas de Portugal. Una experiencia que marca a todo aquel que la vive y que hace que siempre se quiera volver.